PDF Imprimir E-mail

Carta de adhesión en apoyo al vecino de Móstoles Moisés y a La Casika

La Casika en Peligro

Después de 14 años de okupación y de autogestión donde La Casika se ha convertido en un referente cultural, social y político, ya no sólo del municipio de Móstoles sino en el resto del Estado, el Ayuntamiento de esta localidad pretende cerrar el único espacio de cultura popular “ real” que existe en este pueblo.

En estos años, numerosos colectivos de toda índole han sentido el espacio como suyo, formando parte de él y utilizando el centro social para un sin fin de iniciativas (ecologistas, feministas, colectivos en defensa de los derechos de los animales, antifascistas, anticapitalistas, movimiento vecinal, educativo...)

Se ha convertido en referente cultural alternativo de la localidad y un punto de encuentro donde los valores del sistema capitalista han sido superados por la autogestión sin ánimo de lucro. Donde se realizan una multitud de actividades, por ejemplo: festivales musicales, cine, fotografía, charlas, talleres etc.

El pasado mes de Octubre La Casika recibió una Resolución emitida por la concejalía de urbanismo del Ayuntamiento de Móstoles. Lo que pretende dicha Resolución es el cese de cualquier actividad dentro del c.s.o La Casika.

Como la corporación local ha visto que su Resolución (llevada a cabo de manera fraudulenta para no dar posibilidad de alegar nada en el procedimiento a la asamblea de La Casika), no ha tenido ningún efecto dentro de la casa, ha decidido atacar a las personas físicas que participan de este espacio cultural y de ocio.

El primer ataque directo contra las personas viene cuando se llama a declarar (para posteriormente llevar a cabo un procedimiento judicial penal) a un vecino de Móstoles acusado de desobediencia a la autoridad por participar en las actividades llevadas a cabo en la misma.

Este juicio farsa, lo que pretende es amedrentar a las y los vecinos del municipio para que no lleven a cabo actividades culturales al margen de las impuestas por el Ayuntamiento (y en su mayoría de pago), ni que quieran participar de un movimiento alternativo.

Es una vulneración directa a la libertad de expresión y de reunión al intentar cerrar o dejar sin actividad La Casika, y mayor es la vulneración cuando para lograr ese objetivo se pretende enjuiciar a las personas que comparten con La Casika la misma ilusión de trasformar la sociedad.

Por todo esto os pedimos vuestro apoyo y solidaridad tanto con el espacio, como con el vecino Moisés firmando esta hoja de adhesión y participando en las actividades de "La Casika"

APOYA, DEFIENDE, AMA.

C.S.O. LA CASIKA.

 

Apoya la campaña y participa de las actividades de "La CasiKa", aquí.